La Munia ( 3.133 m )

13 de octubre de 2.002:
Objetivo: La Munia
Salida: Parador de Pineta
Llegada: Parador de Pineta
Tiempo: 6 h y 10 km subir - desnivel 1.850 m
Refugio: Refugio de Pineta
Metereología: Despejado.

Cima de La Munia

Datos GPS para

Montañeros: Gaizka, Jabi, Jesús, Pelos y Xabi.

Recorrido muy largo pero muy bonito ya que nos permite disfrutar del valle de La Larri.

Vista del valle de La Larri

Comenzamos a caminar desde la fuente que está al lado de la ermita situada al final del valle de Pineta justo antes del Parador de Pineta. Allí podremos ver un cartel que nos marca el camino hacia los lagos de la  Munia. El sendero inicial, que es el GR11, sube entre arbolado y tras cruzar varias veces una pista forestal para los 4x4 de los pastores llegamos al valle de La Larri. La pista forestal también llega a este punto.

Una vez aquí (40') la actual GR11 sigue por  una caseta a nuestra derecha, nosotros tenemos que dejar la actual GR11 e ir hasta el final del valle donde caen varias cascadas, y empezar a subir toda aquella ladera que está frente a nosotros sin apenas desviarnos de la línea recta. Una vez llegado al punto más alto de esta ladera, el camino hasta los lagos es muchísimo más suave.
Al de poco de empezar a subir por la pendiente habrá que ayudarse en algún momento con las manos, debido a que caminaremos por zonas rocosas, a mitad de cuesta y hasta poco antes de los lagos el camino discurrirá por hierba.

Subida al fondo del valle de La Larri

El sendero está muy bien balizado desde las cascadas hasta los lagos de la Munia, en realidad el sendero que seguiremos hasta los lagos era por donde pasaba anteriormente la GR11 y que empezaba a bajar justo en los lagos, en el collado de las puertas, que separa las laderas del Robiñera y del Chinipro. Esta variación en el recorrido de la GR11 es sin duda para evitar la dureza de este tramo.

Subiendo hacia los lagos

El sendero nos llevará hasta los lagos (2.520m) en unas 4 horas desde nuestra salida en Pineta.

Vistas desde la cresta de La Munia

Para evitar problemas os aconsejo bordear el lago inferior por el collado de las puertas (amarillo) (por su derecha en la subida y por su izquierda en la bajada) la razón es porque si vamos por el otro lado hay que cruzar el arroyo que une el lago superior con el inferior, y dependiendo de la cantidad de agua que traiga puede ser que no podamos cruzarlo sin mojarnos. El recorrido marcado con el GPS (azul) va justo por este lado malo, pero tuvimos la suerte de que con las piedras que habían puesto para cruzarlo era suficiente, y eso que antes de salir ya había leído sobre este problema, pero como es algo más corto...

Collado de Las Puertas y el lago inferior

Desde los lagos, y a los pies del Robiñera, el collado de la Munia está situado al norte, siguiendo con la vista toda la cresta veremos un punto culminante, pues bien esa no es la cima. El punto más alto de la Munia está un poco más atrás. Desde los lagos hasta la cumbre nos quedan otras 2 horas de camino.

Subida a La Munia desde los lagos

El recorrido marcado con el GPS (amarillo) no llega a la cresta por el collado, sino que sale un poco más arriba, justo por encima de una diagonal que hace la roca. Las condiciones de nieve que llevamos eran muy malas, era la primera nevada (muy copiosa) y en zonas empinadas era muy difícil y peligroso avanzar, era casi como caminar sobra bolitas de corcho. Quizás por el collado de la Munia (azul) hubiera sido más fácil, pero no lo sé.

Hasta llegar a la cresta seguíamos la huella de unos valencianos que acamparon en los lagos y que ya nos dijeron que sólo llegaba hasta la cresta, una vez allí y debido a las condiciones de la nieve en la cresta y a la falta de piolets en el grupo decidieron no seguir.

Llegada a la cresta

En la cresta la corteza del manto de nieve era hielo debido al viento, pero si forzabas la pisada se rompía y te dabas cuenta que bajo la corteza tenías 50cm de nieve como la del resto de la subida, muy blanda y suelta. Debido a ir abriendo huella en estas condiciones se me quedaron las espinillas doloridas y heridas. Además en la vertiente de los lagos había lugares en los que se habían formado cornisas.

Vista de las 3 Sorores desde la cresta de La Munia

Según he leído en esta cresta debe haber un paso delicado llamado el paso del gato, el cual debe ser una trepada II-sup. Debido a que salí a la cresta más arriba que el collado de la Munia no sé si lo pasé. Lo único que os puedo decir es que cresteando sí que encontré algunos pasos en los que había que trepar, pero como la roca estaba helada no pude treparlos, sin embargo, los esquivé fácilmente por la izquierda de estos pasos.

Vista de la vertiente francesa

A pesar de todo no pude llegar a la cima, me quedé a 20m de la cumbre. La razón es que la cresta en ese lugar se ponía como un cuchillo y por la vertiente de los lagos de la Munia tenía cornisa y por la otra vertiente había una caída helada. Y sobre todo porque estaba sólo, y no tenía ganas de arriesgarme a un resbalón. También tenía la posibilidad de bajar un trozo y bordear este tramo, pero eran ya las 14:15 y aún teníamos que bajar y conducir durante más de 6h hasta casa. Aún así llegamos a las tantas, y al día siguiente a trabajar.

En esta vertiente caida helada y por la otra cornisa

Crónica:

La verdad es que nos confundimos de camino, ya que en lugar de ir hasta las cataratas del fondo de La Larri para empezar a subir, seguimos por la actual GR11 que pasa por la caseta que está nada más empezar La Larri. Para cuando nos dimos cuenta del error ya habíamos subido bastante así que empezamos a ir ladera a través hasta llegar a lo alto de La Larri. Como veía que al ritmo que íbamos no nos daría tiempo para hacer cumbre decidí ir más rápido, sólo aguantamos 2, los cuales llegamos juntos hasta los lagos, donde esperamos un buen rato a nuestros 3 compañeros. Allí unos valencianos nos indicaron por dónde habían subido ellos hasta la cresta y al ver que nuestros compañeros no llegaban empezamos a caminar siguiendo la huella que dejaron los valencianos, pero cuando llegamos debajo de la diagonal las huellas desaparecieron. Yo entendí que ellos subieron por la diagonal, mientras que mi compañero entendió que por abajo de la diagonal. Allí estuvimos intentando convencer el uno al otro mientras vimos a nuestros 3 compañeros darse la vuelta en los lagos.
Como ambos estábamos totalmente convencidos de lo que nos habían dicho los valencianos decidimos probar cada uno por un sitio y juntarnos en la cresta, teóricamente yo saldría más alto que él y tendría que esperarle. En cuanto llegué a la diagonal observé que las huellas subían por allí, además había hitos, por ello empecé a gritarle a mi compañero que el camino bueno iba por allí, pero debido a la orografía del terreno y a pesar de no estar lejos de mí, parece ser que no me oyó. Cuando llegué a la cresta volví a gritarle para saber si venía por la cresta, pero no recibía respuesta. Esperé un rato más y viendo que el tiempo avanzaba, que la cima estaba cerca y de que no llegaba dibujé en la nieve una flecha, puse su nombre, y decidí ir para adelante.
Cuando volví a este punto volví a gritarle para saber si subía cresteando cuando me devolvió la llamada. Estaba subiendo por donde yo lo hice. Ya eran las 14:30, le comenté como estaba el panorama por allí arriba y decidimos empezar a bajar. Según me contó, la cresta por debajo de la diagonal y en el modo en que estaba la nieve se complicaba un poco así que al ver que yo no retrocedía fue trás de mí.

Arco iris junto al refugio de Pineta

Anécdota: Nuestra intención fue subir a La Munia el sábado, pero al contrario que la predicción meteorológica que vimos el viernes, aquel sábado salió totalmente cerrado por una niebla baja y sirimiri. Salimos del refugio de Pineta y atravesando el pedregal formado por las crecidas del río durante el deshielo, nos acercamos hasta el inicio de la empinada subida al collado de Añísclo. Mientras caminábamos, veíamos como por el final del cañón de Pineta bajaba una nube muy negra, empezó a caer sirimiri y después un poco de lluvia, momento que aprovechamos para hacer una foto al arco iris que apareció. La anécdota es que cuando atravesamos el pedregal a la ida, no cruzamos ningún río, y en cambio a la vuelta casi no pudimos llegar al refugio. Aparecieron varias riadas, y todo ello en menos de 30'. Unos minutos más tarde de conseguir llegar a la orilla del refugio ya era imposible atravesar el pedregal sin mojarse las rodillas.

Viendo que el tiempo no mejoraba, bajamos a Aínsa a hacer un poco de turismo. Desde allí todo se veía despejado. Se veía la zona de Monte Perdido totalmente despejada, sólo había una sola nube en el horizonte, la que estaba sobre Pineta. Menos mal que el día siguiente salió totalmente despejado.

Aínsa

 

Texto: Xabier Goikoetxea
Fotografía: Xabier Goikoetxea


Inicio Calendarios anteriores Calendario 2.015 Itinerarios XV Marcha de las Ermitas GPS-CompeGPS Meteorología Fedérate ON LINE

Diario de Burgoa

Centenarios
Bizkaia
Bermeoko Loreak

© Copyright 2000-2015 Sollube 707 Bermeoko Mendizale Taldea
Móvil 676.620.195 - Jueves de 20:00 a 21:30
info@sollube707.com
Apartado de Correos 5
 Bermeo 48370
(Bizkaia)