Balerdi ( 1.195 m )

23 de mayo de 2.004:
Objetivo: Balerdi
Salida: Gaintza
Llegada: Larraitz
Tiempo: 
Refugio: 
Metereología: 
¿Cima? Sí
¿Causa de no cima? -

 

RECORRIDO PREVISTO: Gaintza - Collado Astunalde - Balerdi - Cdo.Astunalde - Buruntzurin - Ariñate - Collado Etitzegi - Larraone - Cdo.Etitzegi - Muitze - Collado Egurral - Txindoki - Cdo.Egurral - Collado Zirigate - Larraitz

Gaintza-Balerdi-Larraone-Larraitz (2004-05-23)


El autobús nos deja en Gaintza, no sin alguna que otra dificultad al cruzarnos con un par de coches
.


Balerdi, según avanzamos desde Gaintza.

     La subida al collado de Astunalde tampoco es un paseo. Tras la pista de cemento y las campas de pastos y helechales, y una vez superado un tramo de arbolado en las inmediaciones de un arroyo, pasamos a un muy pronunciado ascenso que nos exigirá un notable esfuerzo a poco que no regulemos nuestra marcha. Hemos salido a la apreciable, desde Gaintza, canal de hierba que queda a la izquierda del Balerdi. Por él asciende una senda poco surcada en algunos tramos y que llega ella misma a escurrirse entre la pronunciada pendiente y la frondosa hierba que la invade. Aunque carente de riesgo por transcurrir mayoritariamente por terreno herboso, si hay humedad puede hacernos resbalar más de una vez, haciendo bastante inestable nuestro caminar.
        Aunque la previsión del tiempo es de mejoría, no está muy claro que las nubes neblinosas que coronan las cimas de la Malloa vayan a irse sin dejarnos algún que otro bautizo a destiempo. El tiempo anunciado para los días previos ha sido tormentoso, los vientos del norte y del sur andan perdidos por estas latitudes y día-sí-día-no las nubes de tormenta se dibujan en el azul de nuestros cielos. Nuestras botas recogen la humedad que las nubes neblinosas bajas no han permitido secar, pero avanzamos sin más dificultad que la del esfuerzo de cada uno. Hay que tomarse con tranquilidad esta subida, cada uno a su ritmo, tanto de pisada como de palabra.


Grupo con el Collado de Astunalde de fondo.


Grupo en la primera gran pendiente.

      El esfuerzo requiere de múltiples paraditas que nos permiten disfrutar, si la mirada es hacia abajo, del rápido desnivel superado (los numerosos pueblos y aldeas del Valle de Araitz van empequeñeciendose con el tiempo), pero si dirigimos la mirada hacia arriba… bueno, mejor no mirar demasiado, salvo que el ánimo sea más alto.         Pese al esfuerzo es una hermosa subida, tanto por las panorámicas sobre el Valle de Araitz, como por la de la propia Malloa, desde Intzako Dorrea hasta el propio Balerdi, como si de un macizo pirenáico se tratara. Hoy sin embargo no podemos más que disfrutarlo en nuestro recuerdo, pues de entre las brumas de las cumbres solo asoman el Uakorri y el Balerdi.


La Malloa bajo las nubes.

         Una vez reagrupados en el collado de Astunalde, nuevamente nos dispersamos. Un grupo vamos hacia el Balerdi, otro grupo va al Uakorri y otros bajan directamente a la majada de Buruntzurin, visible entre la niebla desde el collado, y donde quedamos en reunirnos de nuevo. (Si se quiere ir directamente hacia el Balerdi sin pasar por el collado de Astunalde, hay una clara senda, justo antes del empinado tramo herboso final, que, por la derecha, va hacia las rocas que hay en la dirección de la cima, y que sale a la parte alta poco antes de la cresta del Balerdi.)


 Prados camino del Balerdi, desde Artubi.


Balerdi/Mallozar/Mallo-zahar/Kaja/Astoango punte.

       Para llegar al Balerdi primero se asciende hacia el Artubi, sin hacer falta llegar a pasar por él. Se pasa por una cima aledaña, y luego, paradójicamente, se desciende hasta el Balerdi. La mayor parte es por terreno cómodo, herboso salpicado de rocas, pero antes del último tramo así, que llega hasta la cima, hay un largo tramo de cresta rocosa expuesta, aunque sin una excesiva dificultad ya que se puede avanzar sin prácticamente usar las manos, aunque la prudencia lo aconseje en algún momento. (No obstante, este tramo aéreo puede ser evitado para acceder a la cumbre del Balerdi. Justo antes de subir hacia el alto donde empieza la cresta aérea, se puede bajar, por terreno herboso de fuerte pendiente lateral, hacia unos árboles que quedan en la vertiente norte bajo la cresta. No hay una senda marcada, pero por momentos ésta se puede intuir. Se baja un poco, se dobla una especie de recodo para entrar en el corto arbolado y al salir de éste se dobla otra especie de recodo, ya en ascenso hacia la visible cima del Balerdi. Este “camino” se aprecia mejor a la vuelta, esto es al volver del Balerdi hacia el Artubi, ya que empieza como con una pista herbosa.)


Caminando por la cresta del Balerdi.


Detalle de la cresta.


Cresta desde la cima. Al fondo el Uakorri.

   De vuelta pasamos por la cima del Artubi, desde donde bajamos directamente hacia las txabolas de Buruntzurin. La niebla parece ir disipándose poco a poco. Al otro lado del valle de Arritzaga se observa tímidamente, justo en el límite inferior de las nubes, el collado de Etitzegi, nuestro próximo objetivo, desde donde ascenderemos al Larraone. Cruzamos el cauce del río Arritzaga camino de la majada de Ariñate desde donde se nos ofrece claro el ascenso al collado de Etitzegi, por las laderas de la margen derecha del vallecito de Beteluts. Algunos han decidido bajar directamente a Amezketa por la pista que llega hasta Ariñate.


Uakorri entre la bruma.


Ovejas en el collado de Astunalde.


Grupo en la majada Buruntzurin.

      La niebla ha desaparecido ya de esta zona de Aralar, lo que nos permite disfrutar de las vistas de este entorno. Desde el collado de Otola, adyacente al de Etitzegi, se nos ofrece una inédita vista de la picuda silueta del Larrunarri. No es la archiconocida imagen del Txindoki, pero es también espectacular. Después de pisar la rocosa cima del Larraone, bajamos hacia el barranco de Muitze por donde llegaremos a Larraitz, siguiendo la senda que avanza en continuado descenso por un precioso y fresco bosque mixto.


Grupo con los collados de Etitzegi y Otola de fondo.


Larrunarri/Txindoki desde el collado de Otola.

     Nos ha faltado tiempo para completar la travesía prevista por las cimas más norteñas de la Sierra de Aralar. El collado de Egurral apenas distaba media hora, y otro tanto más la cima del Txindoki, con la posterior bajada a Larraitz por la clásica del Txindoki, pero el tiempo apremiaba y la bajada por Muitze tiene su encanto especial. Nada que objetar a tan magnífica travesía.

Texto y fotografía: Gorka Basterretxea Cocho.


Inicio Calendarios anteriores Calendario 2.015 Itinerarios XV Marcha de las Ermitas GPS-CompeGPS Meteorología Fedérate ON LINE

Diario de Burgoa

Centenarios
Bizkaia
Bermeoko Loreak

© Copyright 2000-2015 Sollube 707 Bermeoko Mendizale Taldea
Móvil 676.620.195 - Jueves de 20:00 a 21:30
info@sollube707.com
Apartado de Correos 5
 Bermeo 48370
(Bizkaia)